Plancha para estampar

La planchas de sublimar, forman una parte importante y clave para el proceso de sublimación digital, ya que posibilita la producción de productos y artículos a gran escala. Es el responsable de transmitir el diseño, creado en un papel, a un producto que cobre vida y esté listo para comercializar.

Las prensas de calor pueden utilizarse en técnicas como la sublimación, transfer o para estampado de vinilo, entre otros. Por lo que es una maquinaria que necesitarás si quieres hacer personalizaciones de todo tipo.

Por eso, es muy interesante analizar, antes de comprar en una tienda física u online, cual es el modelo más adecuado a tus necesidades. Verás que con una buena elección, la presa se pagará sola en poco tiempo.  

¿Qué es una prensa térmica?.

Una prensa térmica es una máquina, que permite la transferencia de imágenes a diferentes tipos de productos y en superficies diferentes, mediante el calor a altas temperaturas.

La mayoría de estas planchas están formadas por dos placas metálicas unidas. La placa superior, se calienta a la temperatura deseada, que ronda los 200°C y luego se presionan con la de abajo, para transmitir la imagen al tejido o producto con poliéster.

Existen diferentes estilos de prensas de calor, adaptadas para elementos curvos o producciones en gran formato.

¿Para qué se puede utilizar una prensa de calor?.

camiseta sublimada

Las prensas térmicas permiten el desarrollo de diferentes tipos de negocios, basados en la decoración de productos. Posibilita crear artículos personalizados, con imágenes digitalizadas de cualquier tipo.

Estampar mediante una prensa térmica resulta un proceso más limpio, fácil y barato que por la técnica de serigrafía. Por lo que es una gran elección de compra para cualquier persona que quiera empezar a sublimar, ya sea desde pocas unidades a cantidades grandes. Al tratarse de la creación de productos muy demandados tendrás una gran versatilidad y podrás cubrir diferentes mercados.

Los usos que se le puede dar a una prensa de calor son muchos. Algunos de los elementos que puedes crear son: Camisetas, sudaderas, pantalones, tazas, gorras, entre muchos otros productos en oferta .

¿Qué necesitas para sublimar con una plancha de calor?.

Lo primero que debes hacer es organizar el espacio de trabajo para colocar la prensa térmica. Necesitas tener suficiente espacio para abrirla y poder colocar los materiales de impresión en su interior. 

Debes apoyarla en una superficie plana y con acceso a un enchufe. Además dejar espacio a su alrededor, para colocar todos los materiales necesarios para realizar las transferencias. Recuerda que tu prensa térmica puede ser muy pesada, por lo que no será tan fácil moverla, una vez que esté instalada. 

También el sector debe estar ventilado y contar con una ventana abierta mientras la utilizas. 
¡Una vez con el espacio organizado, solo resta saber qué productos quieres ofrecer y estampar tus diseños!.

Funcionamiento de una prensa térmica. 

Plancha para sublimación

Las prensas térmicas son fáciles de usar, debes seguir los pasos correctos para obtener el mejor resultado. Las diferentes planchas que existen utilizan un método de operación similar, pero siempre debes seguir las instrucciones incluidas con tu compra.

Enchufar y configurarla.

  • Debes conectarla a una red eléctrica, con un enchufe normal y encenderla, para que comience a calentarse lentamente.
  • Las mejores máquinas de prensado térmico tienen un termostato. Esto te ayudará a elegir la temperatura deseada fácilmente.
  • Los tiempos varían, pero recomendamos dejar que transcurran entre 10 y 20 minutos, de calentamiento previo. Si no está seguro de la temperatura a utilizar consulte el manual.
  • Las temperatura debe rondar los 200°C, con tiempo y presión que dependerá del artículo a planchar. 
  • Mientras se calienta la prensa, la plancha enciendrá una luz en el tablero, la cual se apagará una vez alcance la temperatura deseada.
  • En la mayoría de las planchas te avisará con un sonido, al llegar a la temperatura preestablecida.

Es común que la maquina en el proceso de sublimar, pierda un poco de calor, dependiendo también de la temperatura de tu hogar. El termostato incluido, ayudará a mantenerlo a una temperatura constante.

Coloque el material a sublimar.

Dependiendo del tipo de prensa que elijas tendrá diferentes funcionamientos. En las prensas de calor más comunes deberás levantar la manija ubicada arriba de la placa superior. En otras debes girarla hacia un costado para poder abrirla. 

  • Coloca cuidadosamente la tela, o artículo elegido.
  • Luego sitúa el papel de transferencia boca abajo, sobre la prenda, en el lugar donde deseas que se transfiera el diseño.

Cierra la máquina estampadora y espere que se sublime.

  • Cierre la prensa presionando hacia abajo, hasta que se bloquee, en el caso de una prensa plana.
  • El cerrado debe ser medianamente suave y no debe existir mucho esfuerzo. 
  • El tiempo de prensado dependerá del tipo de tela o producto a personalizar. 
  • Cuando el temporizador haga un sonido, significa que ha concluido el tiempo.
  • Abra la prensa y retire, con cuidado, el papel de transferencia. 
  • El diseño se habrá transferido, de manera muy simple en su tela o material sublimable.

Deja el producto enfriar un rato.

taza y camiseta sublimación
  • Deje sus productos enfriar unos minutos, antes de manipularlos.
  • Espera alrededor de 24 horas antes de lavarlos o pasarlos por una plancha hogareña, para asegurarse que el diseño se aplique correctamente.

Tus primeros intentos no serán perfectos. Pero con pocas pruebas, podrás experimentar la creación de diseños que te sorprenderán. Una opción inteligente es comenzar con pequeñas pruebas, utilizando una camiseta vieja, o una taza vieja, para practicar. Esto te dará la oportunidad de comprobar que tu impresión este bien configurada y que los colores salen como deseas.

Las claves del éxito: tiempo, temperatura y presión.

prensa de calor para gorras

Para obtener un buen resultado, en cualquier tamaño o formato, se requiere de algunos ajustes precisos de tu prensa térmica:
Existen 3 aspectos importantes a tener en cuenta:

  • el tiempo.
  • la temperatura.
  • la presión.

Una pequeña variación en uno de estos parámetros, puede afectar la calidad de la imagen estampada. Deberás elegir una plancha para sublimación de una buena calidad-precio, que te permita mantener los ajustes necesarios, en todo momento y para todo trabajo. Las prensas de calor están disponibles a la venta, en diferentes tamaños, configuraciones y calidades.

Tiempo de sublimado.

El tiempo varia según el articulo que se desee sublimar y de la temperatura utilizada. De 60 a 120 segundos, es el rango más utilizado. Todas las sublimadoras incluyen temporizadores programables. La mayoría se activa automáticamente cuando la prensa está cerrada y suena un pitido, cuando el tiempo ha terminado. De modo que sabrás cuando es el momento de abrirla.

Existen prensas térmicas que se abren automáticamente, luego de transcurrido el tiempo establecido para el sublimado. Esto puede generar, que el papel de transferencia se desplace ligeramente sobre el material y provoque una imagen movida, o “fantasma”. Por lo que hay que adherir el papel con cinta, y amortiguar con las manos la subida de la prensa. 

Temperatura al sublimar.

Los productos de sublimación requieren una temperatura entre 180 a 200°C durante un minuto aproximadamente, para transferir correctamente la imagen. Cada material y producto, tiene sus recomendaciones particulares. Una variación de sólo unos pocos grados, puede afectar a los colores, y detalles de la producto final. Se debe realizar pruebas, registrar los datos y mejorar en cada intento.

La placa superior de la prensa, se calienta a la temperatura configurada, asegurando un calor consistente, en casi toda su superficie. Evitando así los llamados “puntos fríos”, que pueden causar un color desigual en una imagen sublimada. Es recomendable ubicar la centrar la imagen con respecto a la placa superior, ya que en los bordes se tiende a establecer unos grados de temperatura inferiores, que puede afectar al resultado.

Presión sobre el artículo.

Además de dar calor, la placa superior, también produce presión sobre el material. La presión debe ser media, es decir, no se debe establecer una presión ni muy exagerada, ni muy liviana sobre el producto, al cerrar la plancha. Por lo que es fundamental que la placa sea plana, uniforme y construida con materiales de calidad, para que no se venza durante el proceso de prensado.

La presión inconsistente o desigual afectará la calidad de la sublimación, llevando a un desequilibrio del color, a detalles imperfectos y a posibles fantasmas.

Las prensas térmicas de poca calidad, tienden a fabricarse con materiales menos resistentes, para ahorrar costes. Para la sublimación de alta calidad, es un aspecto indispensable, que sean de materiales sólidos y duraderos.

Características importantes a saber, antes de comprar una estampadora.

Para elegir una prensa de sublimación correctamente, debes ver el tamaño, forma y grosor, de lo que desea producir. El tamaño es sumamente importante, ya que la prensa térmica debe ser lo suficientemente grande, para cubrir el área que deseas decorar.

Los artículos curvados, como las tazas, requieren una metodología de prensado diferente a la de los artículos planos, y los sustratos gruesos requieren soluciones diferentes a las delgadas.

Tipos de prensas de calor.

Planchas de sublimación almeja.

plancha para sublimación

Las prensas tipo almeja, son el tipo más común. Las placas superior e inferior están unidas por una bisagra. Se abren y se cierran de forma angular, por eso el nombre. Estas unidades son adecuadas para materiales delgados, ya que pueden tener una presión desigual.

Esto se debe a que se aplicará más presión en los sectores más cercanos de la bisagra y menos lejos de ella. Puede otorgar resultados un poco desiguales o colores desequilibrados, pero no demasiado notorios. 

Planchas de sublimación giratorias.

plancha de sublimación giratoria

Las prensas abatibles o giratorias, son un tipo de plancha de sublimación, más precisas y fáciles de utilizar. Al permitir un mejor ángulo para colocar productos, no hay peligros de quemarse en el proceso, que si existen en la prensa tipo almeja .

Son más adecuados para artículos finos y más gruesos. El plato superior está montados en un brazo que se puede mover hacia arriba, hacia abajo y hacia un costado. Ese movimiento ejerce la misma presión, a través de toda la superficie del sustrato, independientemente de su grosor. 

Planchas de sublimación tipo cajón.

Las prensas térmicas tipo cajón, también tienen una placa superior montada, que puede levantarse y bajarse, pero que no se mueve a un costado. Lo particular de este tipo de planchas para sublimación, es que la placa inferior se desplaza hacia delante, como un cajón, permitiendo un fácil acceso del producto a sublimar. Este tipo de unidades funcionan bien tanto para materiales finos como gruesos.

Tamaño de las planchas transfer metálicas.

El tamaño de superficie de una prensa es uno de los factores más importantes a la hora de elegirla, ya que determina el tamaño máximo de imagen que podrás subimar.

Debes pensar a mediano o largo plazo, y adquirir una prensa que no te limite. Recomendamos contar la prensa más grande que puedas permitirte, ya que en nuestra experiencia, es ideal tener la libertad de hacer casi cualquier diseño, para poder crear artículos muy variados.

Debes asumir que existirá, aproximadamente, una zona de 2,5 cm en los lados que tendrá menor temperatura. Por lo que como regla general, la prensa térmica debe ser, al menos, 2,5 cm más grande en los cuatro lados, comparado con el tamaño de las impresiones .

Presión de forma manual o neumática.

La presión recomendada para la sublimación, en la mayoría de los sustratos es de 40 psi. Sin embargo, la mayoría de las prensas no tienen indicadores de presión, por lo que aplicarle una presión manual media es suficiente.

Maquinas con presión manual.

La mayoría de las máquinas para estampar, utilizan un sistema de cierre mecánico, operado manualmente. El espacio debe aumentarse o reducirse, dependiendo del grosor o la delgadez del artículo.

  • La presión de las placas se controla simplemente ajustando una perilla, en forma de mariposa, que sube o baja la platina superior, en relación con la inferior. Esto determina cuánta presión se aplicará a la superficie del material sublimable. 
  • Los ajustes de presión manual se basan en la sensación de presión , no en la precisión.

Esto lleva directamente al ensayo y error. Puede dificultar la repetición de una configuración exacta en pedidos futuros, principalmente si hay variaciones continuas en los artículos a sublimar. Aunque no es un problema que no pueda solucionarse con un poco de atención y registros.

Máquinas con sistema Neumático.

Existen prensas térmicas en el mercado, con sistemas controlados neumáticamente.

  • Utilizan la presión del aire, para cerrar las placas y aplicar una cantidad específica de presión a la superficie del material
  • Al final del proceso de prensado el sistema se abre automáticamente.
  • Se pueden establecer ajustes más precisos y exactos.
  • Facilita y agiliza la instalación de diferentes tipos de productos para la producción.
  • Permite replicar los parámetros de presión, en futuros trabajos.

Máquina sublimadora para tazas y gorras.

Los productos curvados y redondeados, requieren maquinaria especial, como son una plancha para tazas, u hornos de sublimación 3D, que tienen superficies diseñadas para adaptarse a esos productos.

Por otra parte, existen diferentes adaptaciones, que se pueden implementar en una prensa plana, solamente atornillando el nuevo complemento. Ello permite sublimar, con gran versatilidad, todo tipo de elementos.

Las prensas combinadas: 8 en 1, 5 en 1 o similares.

La prensas 8 en 1 son una excelente alternativa, para aquellos que desean crear una amplia variedad de productos diferentes entre sí. Ofrecen capacidades de prensado plano y curvo, con dichos accesorios desmontables. El tamaño de área de impresión, más común que podemos encontrar en éstas planchas multifuncionales, es de 38 x 30 cm.

Son una muy buena opción si el objetivo es adquirir una versatilidad y gran diversidad de productos para ofrecer. Podrás sublimar tanto telas de poliester, como platos, gorras o tazas. 

En conclusión.

La máquina para sublimación, es una parte crítica de la producción del proceso de sublimación digital y debes concentrarte en la compra de una unidad confiable, que proporcione una temperatura precisa y una presión uniforme en cada trabajo. Además que se adecue a tus necesidades de personalización.

Recomendamos, si es posible, enfocarse en una inversión a largo plazo, en lugar de solamente buscar adquirir la prensa por un precio barato de compra. Más aún si ya ha decidido dedicarse a éste apasionante mundo de la personalización de productos por sublimación.

Cerrar menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si cierras este mensaje o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso leer más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar